jueves, 29 de octubre de 2009

CONFISCARÁN BIENES POR US$16.2 MILLONES exteniente de navío dominicano




EVIDENCIAS. DOCUMENTO PARA EXTRADICIÓN DESCRIBE OPERACIONES PARA PROTEGER DROGA


El gobierno de los Estados Unidos exige la confiscación de 16 millones 210 mil dólares al exteniente de navío dominicano Carlos Rossó Peña, así como penas máximas de prisión, por su vinculación a una red de narcotráfico que introdujo cargamentos de cocaína y heroína en ese país, según consta en el acta por virtud de la cual se materializó su extradición a Puerto Rico.

Timothy R. Henwood, fiscal federal auxiliar de Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, que presentó los cargos federales contra Rossó Peña, explicó que conforme a las leyes norteamericanas “toda persona condenada por un delito de narcotráfico quedará sujeta a confiscación por parte del Gobierno de cualquier bien que constituya o derive de las ganancias obtenidas directa o indirectamente de la comisión de tal delito”.

Dijo que la fiscalía federal “probará” el caso de Rossó Peña por medio de la declaración de testigos, conversaciones telefónicas legalmente monitoreadas y grabadas, mensajes electronicos, testimonios de testigos oculares, videos y fotografias de entregas de dinero y pruebas físicas que incluyen las drogas incautadas.

El expediente que envió Estados Unidos a la República Dominicana para justificar la extradición de Rossó Pena, en el cual éste revela que cerca de 30 oficiales de las Fuerzas Armadas habían colaborado en la protección y escolta de naves que traían drogas de contrabando al país, fue obtenido por LISTÍN DIARIO, que lo publica íntegro en traducción no oficial.

Carlos Rossó Peña es buscado para ser juzgado en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico por delitos de confabulación de drogas.

EI 23 de julio de 2008, Almonte Reyes, González, Rodríguez, Rossó Peña, Suárez Silfa, y cuatro coacusados fueron responsabilizados en un acta de acusación en la corte antes señalada en el caso número 08-262 (ADC).

Los cargos en la acusación son los siguientes: Cargo Uno - confabulación para poseer con la intención de distribuir más de un (1) kilogramo de heroína y cinco (5) kilogramos de cocaína, en violación de las Secciones 841(a)(1), (b)(1)(A), y 846 del Título 21 del Código de los Estados Unidos; y Cargo Dos - confabulación para importar más de un (1) kilo gramo de heroína y cinco (5) kilogramos de cocaína en los Estados Unidos, en violación de las Secciones 952(a), 960(a)(1), (b)(1)(A), (b)(1)(B), y 963 del Título 21 del Código de los Estados Unidos.

El 23 de julio de 2008 se emitieron órdenes de arresto en contra de Almonte Reyes, González, Rodríguez, Roso Peña, y Suárez Silfa en la corte antes señalada en base a los cargos de la acusación.

Las órdenes de arresto permanecen válidas y ejecutables para arrestar a Almonte Reyes, a González, a Rodríguez, a Roso Peña y a Suárez Silfa por los cargos de la acusación.

El estatuto de limitaciones aplicable de los Estados Unidos no prohíbe el procesamiento por los delitos por los cuales se busca la extradición.

Los hechos subyacentes del caso indican que: En junio de 2007 o en una fecha próxima, la Fuerza de Ataque del Corredor del Caribe (Caribbean Corridor Strike Force - CCSF por sus siglas en inglés), compuesta por agentes de la Administración Anti Narcóticos de los Estados Unidos (“DEA”), el Buró Federal de Investigaciones, el Servicio de Aduanas e Inmigración y la Dirección Nacional de Control de Drogas dominicana (DNCD), comenzaron una investigación a una organización que transportaba muchos kilogramos de cocaína y heroína desde Colombia a la República Dominicana, teniendo a los Estados Unidos como destino final.

La organización estaba compuesta por: (1) Heriberto Almonte Reyes, el distribuidor y líder de la organización de tráfico de drogas.

Almonte Reyes es un nacional dominicano y utiliza a la República Dominicana como su base de operaciones; (2) Carlos Rossó Peña y (3) Miguel Suárez Silfa son oficiales militares dominicanos que utilizan sus posiciones de influencia y acceso a la inteligencia militar para dar seguridad a los cargamentos de drogas que entran y salen de la República Dominicana. Dos de las principales fuentes de suministro son los nacionales colombianos (4) Harvey Bermúdez Lasso (de ahora en adelante “Bermúdez Lasso, y (5) Gustavo Gallego Córdova (de ahora en adelante “Gallego Córdova”); y (6) Daniel A. González, quien recibía y entregaba las drogas en nombre de Almonte Reyes; (7) Amparo Balaguera Sarta (de ahora en adelante “Balaguera Sarta”), quien es un corredor de dinero y de drogas en Colombia para varias organizaciones de tráfico, incluyendo a Bermúdez Lasso y a Almonte Reyes; (8) Héctor Rodríguez, quien es un piloto colombiano que reside en la República Dominicana.

Rodríguez es un socio cercano de Rossó Peña y de Suárez Silfa. Rodríguez tiene experiencia conduciendo cargamentos de drogas y lanzándolos por aire; y (9) Eduardo Reyes (de ahora en adelante “Eduardo”), quien es el hermano de Almonte Reyes, es un nacional dominicano actualmente residiendo en Colombia. Eduardo negocia cargamentos de drogas con las organizaciones de tráfico de drogas colombianas en nombre de su hermano.

En 2008, mediante interceptaciones legales de conversaciones telefónicas entre Balaguera Sarta y Almonte Reyes, agentes del DEA se enteraron de que Almonte Reyes, Balaguera Sarta y Gallego Córdova coordinaron los detalles para un cargamento aéreo de 1,000 kilogramos a ser entregado en la República Dominicana el 15 de marzo de 2008. EI 15 de marzo de 2008, Almonte Reyes proporcionó las coordenadas del lanzamiento de la droga por e-mail a Balaguera Sarta.

Este correo electrónico fue interceptado legalmente por el DEA, y autorizado por una orden judicial de la República Dominicana permitiendo la interceptación de todas las comunicaciones en una computadora portátil que el DEA le había dado a Almonte Reyes en diciembre de 2007.

EI 15 de marzo de 2008, aproximadamente a las 9:00 p.m., el avión cargando los 1,000 kilogramos de cocaína salió de Colombia para realizar el lanzamiento de la cocaína en las afueras de San Pedro de Macorís, República Dominicana. El hermano de Almonte Reyes, Eduardo, acompañó al cargamento de la cocaína a la República Dominicana desde Colombia, como una garantía a los traficantes.

Las autoridades de los Estados Unidos, que previamente habían alertado a agentes de la CCSF sobre el cargamento pendiente para una potencial interdicción, rastrearon la aeronave.

Cuando la aeronave estaba a una hora de la República Dominicana, oficiales de los Estados Unidos contactaron a los militares de la República Dominicana y les preguntaron si podían detener la aeronave. Casi inmediatamente Almonte Reyes, de acuerdo con lo que Almonte Reyes le dijo a una fuente confidencial, fue contactado por sus contactos militares e hizo que los colombianos llamaran la aeronave de vuelta a Colombia.

Además, los oficiales militares de la República Dominicana informaron a las autoridades de los Estados Unidos que la aeronave era un vuelo militar oficial autorizado.

En llamadas grabadas posteriormente, Almonte Reyes informó a la fuente confidencial de lo que había pasado y el día después le confirmó que la aeronave tuvo que regresar a Colombia con la carga de las drogas.

Esto también confirmado en llamadas grabadas entre la fuente confidencial y Balaguera Sarta. Almonte Reyes informó a la fuente confidencial que se establecería una nueva fecha para el cargamento.

EI 2 de abril de 2008, agentes secretos del DEA y de la DNCD obtuvieron 3 kilogramos de heroína de González, socio de Almonte Reyes.

Almonte Reyes coordinó la entrega de la heroína por parte de González mediante llamadas grabadas con la fuente confidencial. Esta entrega fue coordinada por Almonte Reyes y la fuente confidencial.

Almonte Reyes solicitó que la fuente confidencial transportará la heroína a Puerto Rico para distribución en Puerto Rico y le proporcionará a Almonte Reyes su parte de las ganancias.

Llamadas grabadas entre Almonte Reyes y la fuente confidencial indicaron que Almonte Reyes tenía la intención de que la heroína fuese transportada a Puerto Rico para distribuirla en Puerto Rico.

EI 5 de abril de 2008, aproximadamente a las 12:22 p.m., en una llamada telefónica grabada entre la fuente confidencial y Almonte Reyes, la fuente confidencial y Almonte Reyes conversaron sobre el cargamento de cocaína pendiente de 1,000 kilogramos de cocaína de Gallego.

La fuente confidencial le preguntó a Almonte Reyes qué cantidad de la carga Almonte Reyes había planeado enviar a “El Encanto” (El Encanto es el lenguaje codificado para referirse a Puerto Rico, que tiene el sobrenombre de La Isla del Encanto).

Almonte Reyes respondió que enviaría la mitad a El Encanto.

EI 17, 23 y 24 de abril de 2008, agentes secretos de la CCSF sostuvieron varias reuniones en la República Dominicana con Almonte Reyes, el Capitán de la Marina Rossó Peña, y Rodríguez, quien es un piloto colombiano.

Durante estas reuniones, que fueron grabadas por la fuente confidencial y por un agente secreto, la fuente confidencial y el agente secreto le dijeron a Rossó Peña que iban a enviar por avión 500 kilogramos de cocaína desde Sudamérica a la República Dominicana y que necesitaban ayuda para proteger el cargamento.

La fuente confidencial y el agente secreto le dijeron a Rossó Peña que el plan era lanzar la cocaína desde un avión y que lanchas pequeñas la recogerían. Rossó Peña estuvo de acuerdo en dar protección al cargamento de cocaína por la suma de $30,000 dólares.

Durante la reunión que sostuvieron el 23 de abril de 2008, Rossó Peña le dijo a la fuente confidencial y al agente secreto que él y Suárez Silfa, quien es un coronel de la Marina de la República Dominicana, habían recibido un lanzamiento conteniendo cuatrocientos (440) kilogramos de cocaína la noche anterior. Rodríguez dijo que él había estado involucrado realmente en un rescate de drogas y que había sido entregada por bote en lugar de por aire. Suárez Silfa también dijo durante la reunión que el cargamento había sido de un total de 440 kilogramos de cocaína y que él personalmente había estado involucrado porque las drogas pertenecían a un amigo.

EI 7 de mayo de 2008, el CCSF y el agente secreto tuvieron una reunión con González, Almonte Reyes, Rodríguez, y Rossó Peña. Durante la reunión, el agente secreto y la fuente confidencial le entregaron un teléfono satelital a Rossó Peña y un teléfono móvil Blackberry (legalmente equipado con un mecanismo de rastreo para monitorear la ubicación de Rossó Peña) para supuestamente ayudar a Rossó Peña con la protección del cargamento de la cocaína. Rossó- Peña le dijo al agente secreto y a la fuente confidencial que él es uno de los treinta oficiales aproximadamente que dan seguridad a los contrabandistas de drogas. Previamente, el 7 de mayo de 2008, Rossó Peña le dio a la fuente confidencial las coordenadas para ser utilizadas cuando el avión entregara la cocaína de manera que pudiera ser recogida en botes.

Rossó Peña dijo que él proveería los botes de la Marina dominicana para escoltar a los botes más pequeños.

EI 7 de mayo de 2008, Rossó Peña le dijo al agente secreto y a la fuente confidencial en otra reunión que él estaba listo para dar la seguridad acordada al cargamento de cocaína. El 9 de mayo de 2008, militares de los Estados Unidos y autoridades encargadas de hacer cumplir la ley enviaron una aeronave como parte de la treta “ruta aérea de interés”. La ruta aérea de interés era una aeronave militar de los Estados Unidos posando como la aeronave transportando la carga ficticia de 500 kilogramos de cocaína que iba a ser recogida por los botes de Rossó Peña. Como el plan era ver si Rossó Peña alertaría a la fuente confidencial y al agente secreto sobre la respuesta de las autoridades al cargamento de drogas ficticio, los militares estadounidenses comenzaron a rastrear la aeronave de transporte de drogas falsa como si fuera una carga de droga. Los militares estadounidenses notificaron a las autoridades dominicanas sobre la aeronave que se acercaba transportando la droga que había sido enviada como parte de la treta. Rossó Peña entonces llamó a la fuente confidencial para informarle sobre la respuesta a la aeronave que se acercaba.

Rossó Peña le pidió al agente secreto que hiciera que el avión abortara el intento de contrabando.

Un avión de los Estados Unidos fue a la ubicación del lanzamiento que Rossó Peña había proporcionado previamente.

Los agentes a bordo de la aeronave vieron a una nave de la Marina dominicana acercarse a la ubicación del lanzamiento. Rossó Peña le informó previamente a la fuente confidencial que él tendría naves de la Marina dominicana en el área para proteger a los botes más pequeños que recogerían el supuesto cargamento de drogas.

Más tarde, esa noche del 9 de mayo de 2008, Rossó Peña y Almonte Reyes se reunieron en un hotel en Santo Domingo con el agente secreto y la fuente confidencial para explicar por qué Rossó Peña canceló el intento de contrabando de la cocaína.

Rossó Peña le dijo al agente secreto y a la fuente confidencial que la aeronave, que él creía que estaba transportando la cocaína, estaba bajo vigilancia casi inmediatamente después que él pensó que se había ido. De igual manera, Rossó Peña dijo que los militares de los Estados Unidos respondieron agresivamente a la presencia de la aeronave y que la Marina dominicana también estaba en alerta. EI 10 de mayo de 2008, el agente secreto y la fuente confidencial se reunieron en un carro estacionado en Santo Domingo con Rossó Peña y Suárez Silfa.

Esta reunión en el carro no fue grabada. Suárez Silfa dijo que había sido contactado cuando el helicóptero Blackhawk despegó y las naves de la Marina dominicana comenzaron a coordinar una respuesta al cargamento aéreo de droga pendiente.

En ese punto, Suárez Silfa contactó a Rossó Peña y le advirtió que cancelara el cargamento y que hiciera que el avión regresara a Colombia. Además, Suárez Silfa dijo que cuando la solicitud llegó a la Marina dominicana para responder al avión, él ordenó que respondieran dos naves de la Marina Dominicana. Suárez Silfa dijo, sin embargo, que habría retrasado o abortado su salida, si ello fuese necesario, para garantizar que el cargamento de cocaína llegara sin interferencia. La reunión terminó con Suárez Silfa y con Rossó Peña, acordando con el agente secreto y la fuente confidencial que ellos intentarían contrabandear la cocaína en una fecha posterior.

La extradición entre los Estados Unidos y la República Dominicana se rige por el Tratado de Extradición entre los Estados Unidos y la República Dominicana del 19 de junio de 1909. Aunque no están listados en el tratado de extradición bilateral entre los Estados Unidos y la República Dominicana, los delitos de narcóticos con los que se acusa al prófugo están entre los delitos cubiertos por el Artículo 3 (1) de la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Iícito de drogas Sicotrópicas, celebrada el 20 de diciembre de 1988 en Viena (“Convención de Drogas de la GNU de 1988”).

Tanto la República Dominicana como los Estados Unidos de América son signatarios de la Convención de drogas de la ONU de 1988.

De acuerdo con el Artículo 6 de esa Convención, cada una de las ofensas listadas en el Artículo 3 (1) deberá considerarse como una ofensa extraditable en cualquier tratado de extradición existente entre las partes. La confiscación y entrega de bienes está cubierta por el Artículo 5 de la Convención de Drogas de la ONU de 1988 y por el Artículo X del Tratado de Extradición de 1909 entre los Estados Unidos y la República Dominicana.

Rossó Peña es ciudadano de la República Dominicana, nacido en la República Dominicana el 6 de febrero de 1972. Se le describe como un hombre que mide aproximadamente 5 pies 8 pulgadas, que pesa aproximadamente 210 libras, con pelo marrón y ojos marrones.
LISTIN DIARIO.COM

















!!Atrevete y Comenta ombe...
E'ta Vaina la vi en :
Dale pa'tra

No hay comentarios.: