lunes, 26 de octubre de 2009

Ex auxiliar consular en NY negoció sentencia; habría delatado a otros funcionarios



NUEVA YORK._ Acorde con la categoría del delito – tráfico humano – que se castiga rudamente en los Estados Unidos, el ex auxiliar consular en Nueva York, Francisco Estévez (Danilo) pudo haber enfrentado hasta 20 años en la cárcel, pero consiguió que lo condenaran sólo a 20 meses por traficar con unas 25 personas a las que les vendió pasaportes oficiales por $10 mil dólares cada libreta. Incluso, Estévez, lo que es peor, según el York Times, logró escoltar desde Santo Domingo al aeropuerto Liberty en Newark (New Jersey) una mujer residente en El Bronx y que figuraba entre quienes compraron las visas oficiales al acusado.


Fuentes allegadas al caso dijeron que Estévez, logró una negociación con los fiscales, y que como parte del acuerdo para conseguir una sentencia muy benévola por un crimen federal, se habría comprometido a delatar a otros funcionarios que alegadamente se dedican al mismo delito.

El ex funcionario consular, de quien los peledeístas locales, dicen que fue nombrado a través líderes reformistas y que en una ocasión, siendo alguacil, recibió un disparo, por lo que se le diligenció el nombramiento por razones humanitarias. Estévez, según la información, trabajaba también como mensajero para una oficina de abogados de un connotado dirigente y funcionario del gobierno.

El pasado 20 de julio, el convicto se declaró culpable por tráfico de indocumentados y el viernes en la mañana el juez federal Kevin Castel, le impuso la leve sentencia. Se le acusó de usar su nivel diplomático entre octubre del 2007 y julio del 2007, para vender las visas. Fue nombrado en el cargo en el 2005.

El expediente señala que utilizó el visado A-2 para traer a Estados Unidos a por lo menos 25 personas, a las que hacía pasar por sus familiares. La fuente dijo además que dentro del acuerdo de la sentencia, el traficante humano dominicano, tuvo que ubicar a los beneficiarios de su negocio.

El teniente Lou Martínez portavoz en Nueva York para la prensa hispana de la Policía de Control de Aduanas y Fronteras (PBO, inglés) recordó que la investigación fue iniciada en diciembre del año pasado y que incluso, el sentenciado, se hacía pasar por el Cónsul General en Nueva York y su país, llegando a usar una placa en su vehículo que lo identificaba como tal.

El entonces Cónsul General Eduardo Selman, dijo en el momento que había denunciado por escrito a la cancillería dominicana las travesuras de Estévez y lo acusó de ser una “botella” que cobraba sueldo en dólares, pero nunca se presentó a la sede a trabajar. Estévez, dijo la fuente, también se vio envuelto en la comisión de otros delitos contra el estado dominicano, entre estos usar su credencia, diplomática para comprar ropas, bebidas internacionales y electrodomésticos a bajos precios y con excepción de impuestos, los que revendía en Santo Domingo.

El Filadelfia, también dejó sus rastros, pero acerca de estos hechos, el gobierno no encausó ninguna acción para castigarlo. Fue cancelado por el presidente Leonel Fernández después que explotara el escándalo. La de Estévez, se considera probablemente la sentencia más baja en un caso federal por tráfico humano en Estados Unidos. Se cree que Estévez, trabajaba con cómplices que se encargaban de confeccionar los pasaportes del gobierno, los enviaban al consulado norteamericano y se encargaban de los trámites previos en la cancillería que requiere copia de un decreto presidencial y nota diplomática explicando las funciones que desempeñará el designado en su posición consular.

Autor: Miguel Cruz Tejada

Copyright 2009 El Nuevo Diario




!!Atrevete y Comenta ombe...
E'ta Vaina la vi en :
Dale pa'tra

No hay comentarios.: