jueves, 29 de octubre de 2009

OBESIDAD.Una “factoría” de enfermedades



EL CARDIÓLOGO HÉCTOR MATEO LLAMA A UNA CAMPAÑA EDUCATIVA PREOCUPADO POR LA INCIDENCIA DE LA OBESIDAD EN NIÑOS QUE PROVOCA PROBLEMAS CARDIOVASCULARES Y DIABETES


En el país existe “una factoría” de problemas cardiovasculares, entre otras razones, por la alta incidencia de la obesidad en niños, advirtió el cardiólogo Héctor Mateo, presidente de la Fundación Dominicana de Cardiología.

La situación, dijo, hay que atacarla en el hogar, alimentando sanamente a los niños, y hasta en las escuelas, a través del Desayuno Escolar.

Recomendó a la población comer con bajo contenido de sal, cantidad prudente de carbohidratos y disminución de las grasas saturadas que provienen de los tejidos animales y de las yemas de los huevos.

Mientras, el doctor Rafael Pichardo, jefe de investigación y enseñanza del Instituto Dominicano de Cardiología (IDC), dijo que la sociedad dominicana está muy cargada de carbohidratos. “Ese es el problema con la diabetes, alto consumo de carbohidratos y el sedentarismo o falta de ejercicio”, agregó.

“A través del Desayuno Escolar, nosotros podemos diseñar y modular algún tipo de alimentación sana”, sugirió.

Recordó que expertos en la prevención cardiovascular sostienen que los hábitos adquiridos hasta los diez años perdurarán hasta la edad adulta.

Insistió en que es preocupante la incidencia de la obesidad que lleva a problemas cardiovasculares y a la diabetes.

Precisó que son personas que a temprana edad sufren de síndrome metabólico, trastorno que hay que enfrentar con dietas adecuadas.

El especialista entiende que una parte de la salud corresponde a la persona con las medidas preventivas que adopte, lo que incluye la necesidad de llevar una alimentación adecuada, balanceada y variada.

Recomendó comer con bajo contenido de sal, cantidad prudente de carbohidratos y disminución de las grasas saturadas que provienen de los tejidos animales y de las yemas de los huevos.

El ejercicio físico es innegociable cuando se habla de prevención cardiovascular, aunque los médicos asistentes al encuentro coinciden que al dominicano no le gusta caminar, sino llevar una vida sedentaria.

“Hay un aspecto que nunca será bien enfatizado: Insistir en promover una juventud sin cigarrillos”, indicó.

Obesidad
Una cosa que preocupa no solo a la comunidad médica sino a la sociedad en general es la obesidad, sobre todo en los niños. Existe mucha posibilidad de que los niños que son obesos sufran posteriormente de problemas cardiovasculares o de diabetes.

El doctor Pichardo dijo que está establecido por el consenso mundial que hay cierta limitación para la obesidad visceral (abdomen prominente) de 36 ulgadas en el hombre y 34 en las mujeres, por encima de eso se tiene acumulación de grasa en la cintura, aunque tenga pecho y brazos delgados.

Arroz
En ocasiones, el dominicano tiende a sustituir el consumo de arroz por el de víveres para evitar engordar. El doctor Pichardo entiende que no es lo ideal, pero que es preferible a comer un gran plato de arroz.

Sostiene que se podría comer arroz y frijoles moderadamente dos o tres veces por semana. Una taza de arroz cocinado tiene casi cien calorías, mientras que un guineo verde solo tiene veinticinco gramos de carbohidratos.

Pescado
La población promedio dominicana no puede llevar la dieta que se usa en el mediterráneo, la cual incluye olivas negras y vino tinto, pero sí de esa dieta, podría asumirse el consumo de pescado, que es muy bajo entre los dominicanos pese a que vivimos en una isla, opinó Pichardo.
Obra médica que logra salvar vidas
El Instituto Dominicano de Cardiología, una obra que comenzó en el año 1964 y que se ha dedicado salvar vidas de personas con problemas cardíacos, sobre todo de aquellas de escasos recursos económicos, atiende cada año 40,000 consultas y realiza 3,000 hospitalizaciones.

El doctor Ernesto Díaz Álvarez, subdirector médico y jefe del departamento de Ecocardiografía y Vascular Periférico, resalta que entre los principales logros de la institución figura mantener la mortalidad quirúrgica en un 5% y las de cuidados intensivos en 6%.

Ese logro lo atribuyó al valor del recurso humano que labora en el centro.

El IDC fue fundado en el año 1964 en la tercera planta del hospital Francisco Moscoso Puello, lo que no le permitía tener su propia imagen. En el 1965, con la guerra civil de abril, interrumpió sus servicios, para continuarlos en el año 1966. Actualmente tiene sus instalaciones en el sector Los Ríos.

Fundación
El Patronato de Cardiología, inicialmente conocido como Asociación Pro Instituto Dominicano de Cardiología (Apidocar), fue fundado el 24 de noviembre de 1962 e incorporado mediante el decreto 8992 del 28 de diciembre de 1962.

Luego pasó a ser la Fundacion Dominicana de Cardiología (FDC), en febrero de 1972, incorporada mediante el decreto 2007 del 11 de septiembre de 1972, contenido en la Gaceta Oficial 9279 del 21 de octubre de 1972.

Estrés
Al referirse a los trastostos de estrés en la población, el doctor Mateo indicó que como aquí se vive en una sociedad ahogada económicamente, y que la política, la delincuencia, el narcotráfico y la drogadicción son factores que contribuyen al estrés no solo individual, sino psico-social. “Desde que uno se levanta, y va conduciendo su vehículo en la calle, ya se está bajo un estrés tremendo. Es muy difícil de controlar, solo a través de la educación y de políticas más equitativas de los gobiernos para reducir la pobreza que contribuye a la delincuencia”, razonó.

Citó la necesidad de promover campañas para orientar a la gente sobre cómo manejar las situaciones de estrés por las dificultades cotidianas.

Resaltó la importancia de montar bicicleta, tras recordar la frase que acuñó el famoso cardiólogo estadounidense Paul Dudley White: “Las piernas son los pedales del corazón”. LISTIN DIARIO.COM















!!Atrevete y Comenta ombe...
E'ta Vaina la vi en :
Dale pa'tra

No hay comentarios.: