lunes, 24 de enero de 2011

Franmiris Gómez Lombert joven talentoso de Bonao

Franmiris Gómez entre el cine y la fotografía
El joven estudiante encuentra su pasión inspirado en una serie de televisión



Laura Durán
laura.duran@listindiario.com
Santo Domingo

De los más de 50 cortometrajes participantes que concursaron en el Festival de Cine Global Dominicano de FUNGLODE, la obra “Correspondencia”, de Franmiris Gómez Lombert, obtuvo el tercer lugar.

Mientras cursaba el último año de la enseñanza media, este autor se apasionó con serie norteamericana de televisión “CSI: Las Vegas”, se sintió atraído por la investigación criminalística. Creyó que esa era su pasión y se convenció de que podía hacer de la investigación una carrera como lo veía en la televisión. Decidió indagar en qué lugares del país se impartía la investigación criminalística, pero se decepcionó al enterarse que lo más cercano a su ideal eran las tradicionales carreras de Psicología, Medicina y Derecho.

.Eso implicaba invertir de cuatro a seis años de su vida estudiando una profesión que no lo convencía. Esa opción no le gustó. Investigó en algunas universidades extranjeras pero sus padres no le dejaron ir. En su desesperación por lograr lo que creía que eran sus sueños, se enteró de que en la Academia de la Policía Nacional podría desarrollar la carrera de sus sueños. Se trasladó desde su residencia en Bonao hasta San Cristóbal para matricularse en la entidad castrense.

Al parecer todo estaba en su contra porque, al llegar al establecimiento, le informaron que la fecha de ingreso había pasado y que tenía que esperar un año para hacer todo el proceso. Mientras esperaba a que llegara el tiempo, se matriculó en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) en la carrera de Derecho. Pero antes de iniciar el período educativo se convenció de que, a través de la carrera de Comunicación Social, podría convertirse en investigador.

Fue en la realización de proyectos fotográficos y artísticos que descubrió su verdadera pasión, “me obsesioné con la serie pero, no era realmente por la tarea que desempañaban los actores, sino por la forma de contar las historias. Lo que realmente me gustaba era la fotografía y la actuación” explica Franmiris Gómez, estudiante de comunicación social.

Mientras realizaba los proyectos asignados por sus profesores se fue adentrando en el mágico mundo del cine. “Estaba muy emocionado en mi carrera, comencé a trabajar con Joan Espino en el montaje de un proyecto estudiantil de la emisora “@101” una estación online. Joan ya tenía experiencia trabajando con proyectos audiovisuales y me invitó a trabajar con Jay Rivera en la realización del cortometraje “Todas las dimensiones. La cuarta”. Allí no hice gran cosa, pero aprendí y me gustó mucho trabajar con cámaras”.

Realizó un curso de fotografía en el Instituto de Cine de Santiago, INCINES con Víctor Grullón. Continuó trabajando en otros proyectos, y eso confirmó su amor por el séptimo arte. Pero aun no había descubierto su especialidad, la fotografía. El joven cineasta manifiesta: “Tomé la clase de fotografía en la universidad y confieso que ese fue el primer contacto que tuve con la fotografía. Me decían los muchachos que hacía buenas fotos. Me encantó hacer fotos y empecé a realizar fotos fijas. Hice un grupo fotográfico con mi amigo Frank López, mejor conocido como El limón, diseñamos una página web, subíamos las fotos y todo era muy divertido”.

Escribiendo Correspondencia
Para una asignatura en la universidad le asignaron hacer un proyecto audiovisual contando dos historias que se conectaran, fue ahí cuando realizó su primer cortometraje: “Sinonimia”, este fue como un veneno que se apoderó de sus venas inyectándole adicción por la creación de cortos. Más tarde realizó otros cortos, junto a Leidy Gonzales hizo “Paralelismo”, colaboró con Joanna Jiménez en “Dual”, y junto a Adriana Badía realizó “Testimonio 2.0”, a estas producciones le llamaron “4 en 4”, cuatro cortometrajes hechos en cuatro días.

Sus conocimientos de cine y fotografía fueron aumentando a medida que transcurría el tiempo. Acerca de su experimentación en el séptimo arte Franmiris confiesa: “Al principio solo trabajaba para proyectos universitarios pero eran muchas cosas y aprendí mucho. Luego empecé a trabajar en otras cosas, algunas de la universidad y otras no. Trabajando en ‘Break’ un cortometraje de uno de mis mejores amigos, Arismendi Mora. Al principio pensé que iba a trabajar en la producción pero terminé siendo el asistente del director de fotografía y me encantó”.

www.listin.com.do


www.bonaisima.com PARA VER MAS!

No hay comentarios.: