miércoles, 5 de enero de 2011

Lo que fue Dominicana de Aviacion ,ahora la convertiran en un museo ,que les parece




De la antigua CDA solo quedan los recuerdos de sus viajes a Puerto Rico y Nueva York con unas hermosas azafatas dominicanas, algunas ex reina de belleza, que les daban "cincuenta patá" a las de Pan American, Easter y también a ciertas señoras de American.

Pocos tenían acceso a las célebres fiestas de las azafatas en una casa playera de Juan Dolio, donde una vez a la semana las mujeres jóvenes de Lufthansa, Iberia, Dominicana, las boricuas de Easter se reunían con un selecto grupo de amigos dominicanos a cenar, a bailar música disco y a bañarse en la piscina con unos bikinis de espanto y brinco.

Y claro, a las de mayor edad no las invitaban porque por un tema de edad no iban a entender ese ambiente, aunque hubo una de una línea europea que al parecer se sintió discriminada y marginada, siendo ella una viejeva cherchosa. La veterana azafata se vengó denunciando a sus compañeras con el jefe de su línea área contándole lo de las fiestas, y por qué éstas en los viajes largos hacia Europa se estaban cayendo de un sueño en pleno vuelo, atribuyéndolo a los trasnoches festivos, y que por ello no atendían bien a los pasajeros.

La doña creía que "se la estaba comiendo" y que con su chivateo le iba a echar un pelo al sancocho, y lo que consiguió fue que su jefe pidiera que lo integraran a la fiesta de las azafatas, que como deben imaginar fue un asunto de órden.
Las chicas se tuvieron que "chupar" al viejetete, pero no había de otra.
A las 4 de la madrugada terminábamos, digo... terminaban esas fiestas, porque habían algunas que salían en vuelo temprano, pero que iban al "party" con su "carry-on" o maletitas de rueditas que originalmente se inventaron como equipaje de pilotos y azafatas y que posteriormente se hizo de uso generalizado para todos los viajeros.

Recuerdo de Dominicana el desayuno de mangú con huevo que le preparaban a los pilotos de manera exclusiva en los vuelos, en los cuales me "inscribía" cuando viajaba y me sacaban mi ración aparte. Los pilotos y las azafatas amigos míos me privilegiaban siempre, hasta que en uno de los viajes un "azaroso" envidioso pasajero que me quedaba al lado, exigió también que le sirvieran mangú encebollado con huevos fritos y rechazó el sandwiche de queso que le estaban dando como era habitual para todos los pasajeros, provocando una protesta generalizada en el avión entero.
Imaginense, a 37 mil pies de altura los pasajeros de un avión en pleno vuelo pidiendo a coro mangú con huevo.

Hasta un español que no conocía el mangú estaba de "antojao" pidiendo "mangú con huevo", probablemente por efecto del contagio.

Lo que hice en los siguientes viajes fue que a la hora del desayuno me pasaba a la cabina del piloto a "ajutarme" con la tripulación mi mangú con huevo, sin que los "jodíos" pasajeros molestaran a uno.

Recuerdo los pasajes a 40 pesos, los descuentos para los empleados del gobierno, los estudiantes, los pasajes de intercambio pagados con anuncios en Arte Nacional en Radio, con los cuales viajaron a Nueva York algunos amigos que "se quedaron" y los concursos que hacía rifando los tckets que no iba a usar.

Varias entidades estatales solicitaron para su resguardo los activos restantes de la quebrada Compañía Dominicana de Aviación (CDA), cuyo patrimonio está bajo inventario por el Fondo Patrimonial de la Empresa Reformada (FONPER), antigua Comisión de Reforma de la Empresa Pública (CREP).

Tanto el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), la Fuerza Aérea Dominicana pidieron quedarse con los activos de la compañía, mientras que el Ministerio de Obras Públicas, autorizó a la empresa Aeropuertos Siglo XXI (Aerodom) a demoler el hangar del Aeropuerto Internacional de las Américas (AILA).

Aerodom inició el traslado de todos los equipos que se encuentran en el referido hangar de la CDA, los cuales están siendo inventariados y colocados en el depósito número 6 del área de carga del AILA.

El IDAC solicitó al FONPER el traspaso de los dos aviones que tenía la CDA, así como sus escaleras e instrumentos.
Dichos objetos serían parte de la creación de una fundación y museo que pretende recoger la historia de la aviación dominicana, de parte del IDAC.

Entre los objetos de valor que quedaban de la CDA había dos turbinas valoradas en unos US$5.0 millones además del avión DC-6 Matrícula H1292CT, comúnmente conocido en el país con el nombre de Padre Billini.

Una comisión de tres coroneles de las Fuerza Aérea Dominicana (FAD) visitaron al FONPER, manifestándoles su interés de recibir los artículos restantes de la CDA para uso de ese organismo castrense.
En esa época Nueva York y Puerto Rico eran para mí una vecindad, a las que viajaba cada mes o 15 dias. Es lo que explica mi registro de más de 300 viajes de por vida a la babel de hierro.

Dominicana de Aviación, un línea que llegó a tener una flotilla d jet donde había hasta un jumbo, pasa ahora a ser un museo de lo que una vez fue "la línea aérea bandera nacional", orgullo de los dominicanos.
Cun una trayectoria que muchos conocerán solo en relatos, y con una historia que otros disfrutamos y nos gozamos no hasta la tambora, sino hasta la última turbina...con todo y azafatas.

www.bonaisima.com PARA VER MAS!

No hay comentarios.: