domingo, 27 de noviembre de 2011

¿Un Viernes Negro en República Dominicana? ¡Qué muchacho más relajao!



Por Orlando Holguín

En nuestro artículo sobre la monería de algunos dominicanos de ponerse a celebrar el día de Acción de Gracias, y el cual ha recibido elogios y alguna que otra crítica desfavorable, un anónimo, que está de acuerdo con nuestra posición de que debemos imitar las cosas buenas de los estadounidenses y dejarnos de actuar como “soplavejigas”, comentaba que los comerciantes dominicanos deberían copiar el Viernes Negro de Gringolandia, donde las rebajas en el comercio, luego de Thanksgiving, pueden llegar hasta un 75 de descuento.

Sus deseos son muy sanos, pero, sin ánimo de burlarnos, exclamamos: ¡Qué muchacho más relajao! ¿Un Viernes Negro en Santo Domingo, donde los especiales nadie puede demostrar que son tales y se dice que los comerciantes “truquean” los mismos?

¿Un Viernes Negro en este patio, donde el consumidor es engañado de muchas maneras y por eso muchos negocios suben como la espuma?

¿Un Viernes Negro en República Dominicana, donde no es asunto de ProConsumidor, ni del gobierno, ni de alguna otra institución del estado el defender a los consumidores, sino que es una responsabilidad que debemos asumir nosotros mismos, exigiendo la consideración que merece todo aquel que va a gastar su dinero en un local comercial?

¿Un Viernes Negro en Santo Domingo, donde se quedan con el menudo, logrando los negocios acumular millones de pesos al año?

¿Un Viernes Negro en esta selva, donde los precios varían de acuerdo a la ubicación del negocio y hasta se los colocan en dólares a los artículos, como si nosotros recibiéramos los salarios en esa moneda y no en el pobre y débil peso dominicano?

¿Un Viernes Negro en República Dominicana, donde, a manera de ejemplo, una cámara fotográfica digital de una marca x le puede costar hasta 18 mil pesos y si usted la compra en Estados Unidos y hace el cambio, le puede salir en un total de 9 ó 10 mil pesos, es decir que si usted logra comprar cuatro artículos de esa misma categoría, fácilmente se ahorra más dinero que el pasaje que gastó para trasladarse allí?

¿Un Viernes Negro en Santo Domingo, donde nos tratan como si fuéramos los ciudadanos más ricos del mundo? Al respecto, un amigo norteamericano, empleado de una prestigiosa línea aérea, lo que le permite visitar diferentes países, me comentaba que con lo que él cenaba en un restaurante de mediana categoría de aquí, lo hacía más de una vez en Argentina, comiendo carnes de primera. Ese amigo me decía: “El de ustedes es el país más caro del mundo”.

¿Un Viernes Negro en esta selva, donde nosotros nos sabemos exigir nuestros derechos, no progresan las demandas, le meten gato por liebre y donde usted no está seguro si lo que adquiere es original, es traído por la izquierda o es un desecho?

Y por último, ¿un Viernes Negro en este paisaje repleto de gente sin educación? Imagínese usted, si en Los Angeles (esto quizás motivado por la gran crisis que vive Estados Unidos), en una tienda de Walmart hubo diez heridos este Viernes Negro, ¿qué pasaría aquí, si cuando en un supermercado ponen un especial de plátanos se arma un corre corre?

Hay lectores que no quieren que uno diga las cosas como son o como uno cree que son. Por ejemplo, no quieren que uno diga que en educación y “ñamismo”, estamos entre los primeros lugares y nos atrevemos a aseverar que los taínos nos llevaban la milla en buenos modales y decencia.

Pues bien, aunque a muchos no les guste, aquí les va cuales serían los titulares al otro día de un Viernes Negro en RD: Res-pública del Desorden. “Viernes Negro deja 200 muertos y 6 mil heridos”. “40 Tiendas quedan completamente destrozadas en Viernes Negro de locura”.  “Policía se ve obligada lanzar gas lacrimógeno, bombas y disparos”.  “Bomberos sofocan varios incendios en Viernes Negro”. “Hombre lanza un camión contra una tienda luego de una discusión por un televisor plasma”.  “Hospitales y clínicas abarrotadas luego de un Viernes Negro trágico”. “Gobierno dispondrá del Ejército Nacional, La Marina de Guerra y La Fuerza Aérea en el Viernes Negro”. 

Para concluir, nunca, oiga bien, nunca nos van a tomar en cuenta, hasta que no exijamos el respeto y la consideración que nos merecemos como consumidores.  

www.bonaisima.com PARA VER MAS!

No hay comentarios.: