jueves, 13 de septiembre de 2012

Las mujeres cuernudas ,,ayy mama ,

 

Los cuernos y las amantes en los tiempos del cólera
Pues como decíamos de algunas de las  muchachas de la televisión, que se consideran "material gastable apreciable" por sus atractivos en el medio, que viven fugaces y fogosos momentos con los denominados "templos", como han sido bautizados los suplidores de recursos y "avituallamiento", algunas han desarrollado técnicas  que consideran eficaces para vivir bien, intercambiando favores, creyendo que con lo que "dan" están excentas de responsabilidades y de compromisos.
Y nada más alejado de la verdad y la realidad.
Pero, vayamos a referencias concretas. Un ejecutivo del desaparecido Banco Intercontinental, que destinaba un importante capítulo económico en la sustentación de varias mujeres del medio, a las cuales suplía de automóviles, apartamentos o les financiaba la operación tiendas en centros comerciales, mantenía una estrecha vigilancia sobre ellas, con un control estricto de sus actividades sin que estas se percataran.
En algunos casos, los choferes que tenían asignados desarrollaban una eficaz labor de observación y de vigilancia en el campo, sin contar  el trabajo de fashionistas,   maquillistas, "maipiolos" , asistentes, productores de programas y equipo que les servía de apoyo, empleando el recurso de los célebres "doble agentes" de los servicios secretos de la segunda Guerra Mundial.
Algo que a decir verdad viene de lejos.
El general Ney Nivar Seijas, en la época en que era Jefe de la Policía Nacional, que utilizaba la "suite" presidencial del antiguo Hotel Jaragua como lugar de esparcimiento, mantenía un estricto control de sus "inquilinas" nativas y extranjeras mediante los servicios , muy eficaces, del recientemente fallecido ex coronel Moncho Henríquez, quien era jefe del Servicio Secreto de la Policía, y brazo derecho del jefe.
Ya contamos la ocasión en que Zorro se fue de bonche un sábado en la tarde para Boca Chica con una vedette puertorriqueña que  actuaba en el antiguo night club Lafuente del Hotel Jaragua, que estaba alojada en la suite presidencial, y todos sus pasos fueron informados al general, que estaba de fiesta con unos amigos, entre ellos Rafael Suberví Bonilla, en su casa campestre de La Colonia en San Cristobal.
Ni que hablar de las movidas del General Pérez Bello, Guarién Cabrera y Bello Andino.
Eran tiempos en que se daba seguimiento a las mujeres "impías", con los mismos métodos en que vigilaban a los dirigentes populares de las organizaciones de izquierda y líderes políticos.
Los organismos  de seguridad del gobierno de Balaguer estaban enterados de todos los pasos de sus opositores, incluyendo los deslices, y líos falderos , al igual que los de funcionarios del gobierno, empresarios, y gente importante que tenían las llamadas "queridas" o amantes.
Sobre todo por labores desplegadas por el Departamento Nacional de Investigaciones,  (DNI)que llegó un momento en que se convirtió en una agencia de chismes falderiles que siempre llegaban a los oidos de presidentes como Balaguer, Jorge Blanco, pues en los informes diarios matutinos, que recibían, se consignaban algunos escándalos.
Mucho de ese material todavía se utiliza como material de chantaje entre grupos económicos poderosos y familias de gran abolengo.
No es casual que a estas alturas, cuando en algunos medios se plantean situaciones que de alguna manera afectan a empresarios y magnates de la comunicación, la sola mención de "aerear" algunos hechos  íntimos, sentimentales y falderiles, se convierten en elementos disuasivos y eficaces, para evitar confrontaciones, como en los mejores momentos de la época de la "guerra fría".
Y así dicen que los chismes están en la farándula, cuando el "toma y daca" de mayor envergadura está en la política.
O acaso no recuerdan cuando al difunto José Frnacisco Peña Gómez le sacarona relucir que "brincaba la tablita" con diferentes damas,  en un piso  secreto con una cama que tenía el publicista Brinio Díaz, en el local de su agencia publicitaria de la calle El Conde.?.
Mejor dejemos a los políticos, y volvamos a las chicas de la televisión actual  que se creen que se la están comiendo...
Las megadivitas que pegan "cuernos" a sus templos, son unas "chivitas" creyendo que estos no se dan cuenta.
Pero ello es parte de otro capítulo de la saga que solo cuenta Zorro.... el mismo Zorro

www.bonaisima.NET PARA VER MAS!

No hay comentarios.: