viernes, 12 de octubre de 2012

María la Madrugadora en Bonao


María la Madrugadora:
El nombre de Madrugadora le vino a esta mujer por su costumbre de levantarse muy temprano en la mañana y salir a deambular. No porque fuera soltera. No. Cuando ella salía en sus trotes por el mundo, su marido, el viejo Toño, todavía estaba sereneando en una tienda.
La Madrugadora era la encarnación viva de la mujer relambía. Era de baja estatura, mulata, un poco enjillá por unas curvas que tenía en las piernas. Era de ojos y boca grandes y provocadores; de maquillaje barroco (exagerado) y sus cejas hechas a lápiz le daban un aire cueril, a pesar de las arrugas que le habían regalado los años.
Esta mujer era un azote contra los jóvenes. Cuando ella avistaba un mozo sufría una transformación enorme. Primero lo enfocaba con sus grandes ojos negros, contorneaba su cuerpo como una bailarina y cuando lograba estar cerca de él, con ojos de enamoramiento empezaba a decirle:
“Ay degraciao, tú si ta bueno, si yo te agarro a ti te enseño lo que e una mujer que ta como burro poi cácara…ven, echa pa´cá, déjame vei cómo tú lo tiene (mirando la bragueta del muchacho).”
Acto seguido se le lanzaba tratando de tocarlo por el pene. A lo que, naturalmente, el muchacho respondía huyendo de donde ella estaba.
Esta escena se repetía todos los días una y otra vez con diferentes mozalbetes.


www.bonaisima.NET PARA VER MAS!

No hay comentarios.: