jueves, 19 de febrero de 2015

Legisladores y el vicepresidente Finjus dicen no se requieren nuevas leyes para adecuarlas al sistema de justicia

finjus
De la mano del nuevo Código Penal Dominicano (CPD), promulgado en diciembre pasado por el presidente Danilo Medina, 51 leyes y disposiciones legales que lo contradecían, quedaron derogadas, iniciativa que no implica necesariamente la creación de nuevas legislaciones para su adecuación.
Su entrada en vigencia no será hasta dentro de 10 meses, para dar tiempo a que el sistema penal se adapte a sus nuevas disposiciones.
Entre las que quedan suprimidas se encuentran: la ley 329-98 que regula la donación y legado, extradición, conservación e intercambio para trasplante de órganos y tejidos humanos y la 24-97 que modifica dicho código en lo relativo a la sanción para los que incurran en violencia intrafamiliar.
También la 5797 que castiga con prisión correccional y con multa de RD$25.00 a RD$200.00 sin perjuicio de las penas que puedan aplicarse a los autores de hechos previstos y sancionados por el Código Penal (ataques por dos personas o más a la propiedad ajena) y la 5869 sobre violación de propiedad, que castiga con prisión correccional y multa a las personas que sin permiso del dueño se introduzcan en propiedades inmobiliarias urbanas o rurales.
Además, la ley número 12-07 que versa sobre l aumento de las multas o sanciones pecuniarias para las diferentes infracciones, sean crímenes o delitos, cuya cuantía sea menor a la tercera parte del salario mínimo del sector público, entre otras leyes y modificaciones.
Se recuerda que el 16 de diciembre pasado, la Cámara de Diputados acogió las observaciones al Código Penal e introdujo un texto alterno para modificar los artículos 107, 108,109 y 110 sobre el aborto. El Código establece un año para su entrada en vigor.
No se requieren nuevas leyes
El diputado oficialista Henry Merán, miembro de la Comisión de Justicia de la Cámara Baja, planteó que ya no hay que modificar leyes relativas al CPD, ya que existen legislaciones dispersas que en el transcurso de la vigencia del código “viejo” se fueron aprobando en el Congreso Nacional para ir supliendo algunas debilidades. “El Código Penal nuevo lo que viene es a actualizar toda la normativa penal dominicana. Quiero que me entienda, no es que el Congreso Nacional tiene que abocarse a conocer leyes del sistema penal, es que ya quedan derogas de manera tácita por el código nuevo”, manifestó el congresista, quien también, participó en la discusión del proyecto.
Mientras que su compañero de partido y miembro de la comisión que estudió la pieza, Julio Campos, puntualizó que existían muchas leyes que estaban obsoletas, pero que el Código Penal recién aprobado la recoge y puso de ejemplo la que tiene que ver con la violencia de género.
“Este código va a modernizar todo lo que tiene que ver con el sistema de justicia penal en la República Dominicana”, subrayó el diputado de la provincia La Altagracia.
Finjus
De su lado, Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), explicó que no se necesitan nuevas leyes para adecuar el código, ya que su aprobación lo que vino fue a actualizar ese régimen penal.
“Evidentemente, aun cuando el Código Penal deroga una serie de leyes, no necesariamente eso tiene que implicar que hay que crear leyes nuevas; ahora las sociedades viven en un permanente estado de evolución, por lo que son las modalidades del crimen que determinarán si existirá la necesidad de crear leyes diferentes”, subrayó.
Castaños Guzmán recordó que el Código Penal vigente no está tipificando delitos como: la criminalidad organizada, el narcotráfico, el sicariato y otros, contrario al reciente. “Eso no implica que en la actual coyuntura tengamos que crear nuevas leyes, eso lo determinará como se venga comportando el ser humano”, manifestó.
Propone revisión cada 10 años de CP
Servio Tulio Castaños Guzmán propuso que para ir adecuando la pieza, la misma debería ser revisada cada 10 años, para ver si se requiere su modificación o no. “Lo que debe quedar bien claro, sobre todo a la clase política del país, quiera Dios no tenga que durar 200 años más para modificar este código, como tuvimos que durar para modificar el anterior”, expresó el vicepresidente de Finjus. Asimismo Castaños Guzmán defendió el nuevo Código Penal, porque se crean figuras que hace más fácil perseguir la corrupción administrativa, delito que no tiene el código vigente. “Una de las cosas que se le critica al nuevo código es lo que tiene que ver con el aumento de las penas, sin embargo, esta es una corriente universal, porque aun cuando nosotros, en algunos casos, hemos complicado la condena, a fin de cuenta, primero los jueces dominicanos vienen modulando la pena que van a imponer”, puntualizó.

No hay comentarios.: